martes, 1 de octubre de 2013

MÁS CURAS ROCKEROS

Dicen que este es el "lío" pedido por el Papa

Hasta cuándo habremos de soportarlos



Zenit, la agencia de noticias que tiene como lema: "El mundo visto desde Roma", le hace propaganda a un grupo musical radicado en la diócesis de Alcalá de Henárez, llamado La Voz del Desierto; el cual está a punto de publicar su cuarto disco después de las JMJ de Brasil. Dice Zenit en un artículo que ha titulado


Daniel nos cuenta que evangelizar a través de la música es la finalidad de este proyecto y por el afán de llevar la noticia de Jesucristo a los jóvenes a través de la música. Veían muy claro que el joven escucha mucha música y que la música puede ser una vía para que a través de las letras, se puede llevar el mensaje de Jesús y hacer llegar un mensaje de esperanza y de vida, que no da nada más en el mundo.

"Con esta iniciativa y este deseo que el mismo Señor puso en nuestro corazón hemos decidido seguir este camino de ir componiendo canciones para transmitirlo", afirma.

Del mismo modo, asegura, que la labor de llevar a Cristo a través de la música, es parte de ese lío al que el papa está invitando a lo jóvenes, a que salgan a las calles.

Alguno de los miembros de este Grupo son párrocos y, por supuesto, actúan en sus propias parroquias.

¡Qué difícil es pensar, al verlos actuando tan identificados con poses propias de los peores cantantes de moda, que son sacerdotes consagrados para consumar el Sacrificio!

¿No tendrán conciencia de que el Señor los ha separado (consagrado) del mundo para que actúen in persona Christi?

Coincidimos con Daniel en que la música es formadora de los jóvenes. Pero deberían saber que el Rock es música de la Revolución, y que nada bueno se sacará de esas canciones aunque su letra sea "católica".
Más bien parece una blasfemia mezclar el lenguaje evangélico con esa música en la que el ritmo, que está dirigido a los sentidos, avasalla la armonía y la melodía dirigidas a la inteligencia y al corazón.

El rock es propiamente la música del hombre invertido, que tiene en la cima los sentidos e instintos, los cuales dominan desde allí a la voluntad y a  la inteligencia.

Por lo tanto, educar cristianamente a un joven implica apartarlo del rock and roll, no exponerlo a esta música infernal matizada con letras presuntamente cristianas que en nada disminuyen su peligrosidad, sino todo lo contrario: se da patente de católico a lo malo.

No creemos que esta música sea el "lío" que pidió el Papa. A él nunca le gustó el Rock & Roll aunque, quizá como parte de su campaña papal, estimuló las aventuras rockeras del padre Césarque, desde el año anterior a la elección de Francisco, hablaba en sus canciones, ¿proféticamente?, de "un Papa latinoamericano" , 

Si acaso al Papa, por su edad y por ser un porteño del barrio de Flores, quizá le guste el tango, pero no el Rock por cierto.

Dejamos algunas muestras para que juzguen nuestros lectores: