viernes, 18 de diciembre de 2015

ESTO ES EL ROCK

Esto es el Rock and Roll






DE INSECTOS POLÍTICOS Y POLÍTICOS COBARDES BAJO EL GERENCIAMIENTO DE FREDDIE MACRI



EL MÚSICO CHARLY GARCÍA ESCRIBE UNA CARTA CONTRA UN FUNCIONARIO DEL GOBIERNO DE MACRI

El famoso músico Charly García ha criticado en una carta abierta al nuevo Gobierno argentino de Mauricio Macri. Según 'Clarín', el artista ha expresado su desacuerdo con el nombramiento de Carlos Manfroni como el subsecretario legislativo del Ministerio de Seguridad.
"No cuenten conmigo, ignorantes. Siento que la lucha fue en vano", ha escrito García en su mensaje a Hernán Lombardi, nuevo titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos.
Se reporta que el controvertido político Manfroni, excolaborador de la revista 'Cabildo', es conocido por haber hecho declaraciones como que rock es el "movimiento 'artístico' más subversivo, anticristiano, antimetafísico y contracultural de todos los tiempos". O que su filosofía "conduce al deseo desesperado de la muerte e induce al suicidio, como lo demuestran las letras de las canciones de Charly García, Spinetta y Moris".
En respuesta a la carta y a las críticas, Manfroni ha rechazado el cargo en el Ministerio de Seguridad y ha pedido disculpas a García, aunque ha afirmado que sus creencias sobre rock ya no son actuales. "He declinado, no quiero perjudicar al nuevo gobierno", ha afirmado.

MANFRONI LE RESPONDE A CHARLY GARCÍA Y NO OCUPARÁ LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD
Había sido desginado por Patricia Bullrich como subsecretario de Asuntos Legislativos del Ministerio de Seguridad y por sus dichos, no ocupará el cargo.
Carlos Manfroni, quien había sido nombrado subsecretario de Asuntos Legislativos del Ministerio de Seguridad dePatricia Bullrich, no ocupará ese cargo debido a sus polémicas declaraciones sobre el progresismo, el judaísmo y una carta en repudio que escribió el músico Charly García.
El periodista Horacio Verbitsky publicó el domingo en el diario Página 12 del domingo, algunas opiniones que Manfroni escribió durante la dictadura militar, cuando fue columnista en el mensuario surrealista Cabildo.
"La democracia y la libertad son productos de la hedionda Revolución Francesa, que para peor también fabricó el amor a la Humanidad, puro onanismo intelectual", asegura Manfroni, quien agrega que "es una herejía pensar que la autoridad suba de abajo hacia arriba, mientras que, en la organización de la Iglesia, el poder desciende de arriba hacia abajo".
A su vez, define al progresismo como "un infeccioso mal", y asegura que "el progresismo lleva el estigma del temporalismo judaico y masónico". Y agrega: "El materialista pueblo judío instruye a los hijos de Sión para consquistar el poder".

RÁFAGA DE BEETHOVEN




Mons. Richard Williamson
Comentario Eleison N°439 - 12 de diciembre de 2015

Beethoven se eleva sobre la música de hoy.
Sonatas de él, a escuchar a un joven voy.

En dos meses más, desde las 18:00 horas de la noche del Viernes 19 de Febrero hasta el mediodía del Domingo 21 de Febrero, tendrá lugar aquí en Broadstairs una ráfaga de tres días sobre la música de Beethoven. Un joven pianista estadounidense que puede leer a la vista cualquiera de sus 32 sonatas para piano, y que ama a todas ellas, cruzará el Atlántico para ejecutar algunas de ellas para nosotros, aún no sabemos cuales.

Sin duda, él ejecutará las tres grandes favoritas, Patética, Claro de Luna y Appassionata, y Waldstein también, pero habrá tiempo para que él analice y presente muchas otras. Por ahora no habrá un programa fijo para los dos días. Habrá lugar para abundantes preguntas y discusión e improvisación. Un cierto obispo también contribuirá al análisis de su compositor favorito con cierta profundidad. El propósito de este fin de semana será el que los participantes se lleven con ellos una comprensión que pueden no haber tenido antes, de cómo la música clásica funciona y que es lo que hace de Beethoven, en particular, uno de sus más famosos compositores.

Szeroka Woda (Henryk Gorecki)


Narciso Yepes - Concierto de Aranjuez (Joaquín Rodrigo)


jueves, 19 de noviembre de 2015

¿QUIÉN CANTARÁ SU CANCIÓN?




Fue un viernes 13, dies nefastus para el cristianismo occidental.
Fue un viernes el día en que los judíos dieron muerte al Hijo de Dios, y por eso, el viernes es día penitencial, tanto en la iglesia latina como en la iglesia oriental. 

Y el número 13 fue considerado por muchas culturas como un número nefasto: desde el malvado Loki, que era el 13º dios en la mitología vikinga, al el viernes 13 de octubre de 1307, cuando fueron condenados y quemados en la hoguera los templarios en Francia.




Hace pocos días, el viernes 13 de noviembre de 2015, fueron asesinados en París más de un centenar de personas por los hijos del Profeta. La mayoría de los muertos se encontraban participando del concierto de una banda de hard rock llamada Eagle of DeathLas águilas de la muerte. Según explica el Daily Mail, y lo que puede escucharse en el video grabado cuando se inició el ataque, la canción que las Águilasinterpretaban era una de sus más conocidas: “Kiss the Devil”, es decir, “Besa al diablo”. Aquí pueden leer su letra y escucharla.
Esta es la traducción: 

¿Quién cantará esta canción? 
¿Quién amará al diablo y a su canción? 
¡Yo amaré al diablo!
¡Yo cantaré su canción!
¡Yo amaré al diablo y a su canción! 
¿Quién amará al diablo? 
¿Quién besará su lengua? 
¿Quién besará al diablo en su lengua? 
¡Yo amo al diablo! 
¡Yo besaré su lengua! 
¡Yo besaré al diablo en su lengua! 
¡Yo amaré al diablo y cantaré su canción!




QUE EN PAZ DESCANSEN




LA MÚSICA DEL DIABLO






Hoy en día la música que escucha la inmensa mayoría de los jóvenes es de origen satánico. Los géneros musicales del Rock and Roll, la música Pop, el Hip Hop, el Rap, el Funky, el Heavy y todo lo que se puede escuchar en la MTV y cadenas similares, es la música del Diablo. ¿Acaso soy extremista por hacer semejante afirmación? Si al lector le parece que sí, me permitirá al menos exponer las razones que me llevan a decir esto, y luego que cada uno decida por sí mismo. En esta primera parte del trabajo propongo examinar las raíces del Rock and Roll, su impacto revolucionario en la sociedad, y las primeras estrellas de los años ´50 y ´60.

Veamos los orígenes del Rock and Roll, empezando por su etimología. El término, aunque acuñado originalmente en canciones marítimas, en los años ´30 degeneró en una referencia velada a la fornicación. Fue el locutor de radio, Alan Freed, quien popularizó el nombre en referencia al nuevo género, una fusión entre el Rhythm and Blues, el Swing y otros estilos. Uno de los exponentes más importantes del nuevo estilo, que ejerció una gran influencia en músicos de Rock posteriores, al que muchos llaman el “abuelo del Rock“, fue el cantante y guitarrista Robert Johnson (1911-1938). Dicen que este personaje misterioso, que sólo grabó 29 canciones, del que muy poco se sabe, y que murió en circunstancias extrañas a los 27 años (inaugurando una verdadera tradición del Rock), adquirió su habilidad a la guitarra gracias a un pacto con Satanás. Esto lo confirma la letra de su canción Crossroad Blues, en la que narra el encuentro con Satanás en un cruce de caminos; éste le ofrece fama y dinero a cambio de su alma y el joven músico acepta el trato. En la canción Me and the Devil Blues, Johnson cuenta lo que fácilmente se puede interpretar como el Demonio que aparece una mañana para cobrar su parte del trato. Esto es lo que dice (traducción mía):

Esta mañana temprano
Cuando has tocado en mi puerta
Esta mañana temprano, OOH
Cuando has tocado en mi puerta
He dicho “hola, Satanás
Creo que es hora de irse”

El logro de Freed fue extender la incipiente música Rock a un público blanco, mientras el Blues siempre había sido una música exclusivamente negra. El primer gran éxito del Rock and Roll, que convirtió el género en un fenómeno de masas, llegó en 1954 con Rock Around the Clock de Bill Haley, y la mayor revolución social de los tiempos modernos había nacido.

LA HISTORIA SECRETA JUDÍA DE LOS ROLLING STONES (POR EL DIARIO ISRAELÍ HAARETZ)


Mick Jagger con los Rolling Stones en concierto 
en Tel Aviv, 4 de junio de 2014.



Por una vez, lo más importante del titular que encabeza a una noticia es el paréntesis: lo que sigue está escrito por el diario israelí de tendencia izquierdista, Haaretz. No hace falta que aclare mejor su valor, ¿verdad? ¿O tal vez sí? Significa, ni más ni menos, que dentro de la comunidad judía están siguiendo la línea conspiranoica.

El artículo sigue la pista judía dentro del único grupo superviviente de la era dorada del rock (junto con Pink Floyd) y comienza con un dato desconocido para mí: la mayor parte de los miembros de los Rolling Stones se formaron en el grupo del judío Alexis Korner: el desaparecido Brian Jones, el batería Charlie Watts, el primer teclista Ian Stewart y hasta Jagger y Richards tocaron en o con Blues Incorporated, de manera que no es exagerado afirmar que se formaron con ese guitarrista judío y que los Rolling Stones llevan ese sello desde el principio.

Después tomaron clases con el también judío Brian Epstein, propietario del local donde comenzaron a tocar la mayor parte de bandas de la época y, a la sazón, mánager de los Beatles, que les colocó en las manos del también mánager judío Andrew Loog Oldham, quien no sólo modeló su imagen sino su estilo musical. Quien creó a los Rolling Stones como hoy los conocemos; el concepto. La versión mala, provocativa y sexual, de los Beatles. Su contraparte. Oldham contrató al fotógrafo judío Gered Mankowitz para sus sesiones fotográficas y como encargado de las portadas de sus discos, siendo el fotógrafo oficial de su primera gira norteamericana, de 1965.

Oldham fue quien impulsó a los Rolling Stones a abrirse a otros estilos musicales además del blues y, por ejemplo, les convenció para grabar una versión del éxito del compositor judío Kai Winding “Time is on my side” que fue el primer gran éxito norteamericano de  los Stones. Oldham también les convenció para que compusieran sus propias canciones y uno de sus primeros hits fue cedido a una oscura cantante inglesa llamada Marianne Faithful, que resulta ser tataranieta del fundador del masoquismo, el noble alemán Leopold Von Sacher Masoch, además de nieta de judía. (La vida del juguete roto Marianne Faithful hizo perfecto honor a su antepasado).

Oldham traspasó su trabajo como mánager de los Stones al también judío Allen Klein, que acabó quedándose, también, con la gestión de los negocios de Los Beatles (sustituyendo al judío Brian Epstein) y para algunos fue la real causa de su separación.

En 1967, Los Stones publicaron una de sus canciones más enigmáticas (Paint it Black: “Píntalo de negro”), imbuidos de la moda de introducir el sitar, iniciada por los Beatles y los Byrds. Aunque por el uso de este instrumento se podría reclamar una influencia hindú, lo cierto es que la escala utilizada es claramente una influencia del folklore judío, algo que fue reconocido por el propio Keith Richards, que incluso llegó a afirmar que “podría ser una influencia de mi abuelo judío” (luego se desdijo de esas declaraciones).

Lo cierto es que es interesante porque esa canción tiene algunas resonancias “oscuras” por decirlo de manera suave.

Más claras son las referencias judías en la canción abiertamente luciferina “Simpathy for the devil” (Simpatía por el diablo) en la que Jagger canta a los campos de concentración. El título del álbum donde viene incluida “Exile on main street” parece ser una referencia al exilio y la diáspora judía, que se emparenta con el siguiente titulado “Puentes hacia Babilonia” (Bridges to Babylon).

Pero la canción más claramente judía de este grupo es, según el artículo de Haaretz, Shattered (incluida en el álbum Some Girls) y que parece ser un retrato de la escena judía neoyorquina de esos años de crisis. La referencia judía es clara porque Jagger canta varias frases en yiddish (dialecto judío): “Shmatta shmatta shmatta, I can’t give it away on Seventh Avenue.”
  

VIVIR LA VIDA



CONSEJO



viernes, 24 de julio de 2015

ORIGEN Y ESTRAGOS DEL ROCK AND ROLL




por el Profesor René Lejeune


A los doce años, los adolescentes desaparecen de nuestras Iglesias. Queda sólo la más pequeña minoría de los que se beneficiaron de un sólido apoyo espiritual familiar.

Este fenómeno, casi universal, encuentra su explicación en la paganización generalizada de la atmósfera que aquellos jóvenes respiran. En la casa quedan pocas huellas de lo divino, fuera de las grandes ocasiones de la vida; en los tiempos libres, es el ruido, la agitación, el desarreglo de los sentidos.

UNA FUENTE ENVENENADA

Hay precisamente en los jóvenes, un tiempo de ocio que arrastra literalmente este desarreglo. Un tiempo libre que ocupan durante horas. Se trata de esta música sincopada hipersonora, que llaman el ROCK N’ROLL.

Es una de las fuentes del malestar de los jóvenes, de su incapacidad de elevarse hacia las esferas donde Dios habla al alma.

El Rock n’Roll ocasiona lo que llamaría una “oclusión de lo espiritual”. Es indispensable que los padres sean informados de los daños que la escucha cotidiana y prolongada de este ritmo sincopado puede ocasionar física y mentalmente a sus hijos.

PERTURBACION FISICA

Estudios medicales numerosos atestiguan que el hecho habitual de oír este bullicio sonoro, produce efectos nocivos sobre el sistema nervioso central y el sistema endócrino. Esto puede provocar enfermedades cardiovasculares, hipertensión, perturbación de la personalidad. En el plano síquico, la capacidad de concentración y el control de la voluntad están afectadas a grados diversos. Turbaciones de la memoria pueden manifestarse. El estado hinóptico en el cual el adolescente, gran consumidor del Rock, está hundido, lo transforma por momento en una especie de trompo. No hay que extrañarse que se manifiesten impulsos incontrolables, los cuales empujan al saqueo y al vandalismo. Los daños auditivos son numerosos y a menudo irreversibles.

ALTERACIONES DEL JUICIO

En los conciertos públicos de Rock n’Roll, el ensordecedor flujo de decibeles, más allá de la tolerancia, es doblado por los efectos ópticos con alternancia enceguecedora de potentes rayos, de luz y tinieblas. Eso puede ocasionar, alteraciones del juicio, del sentido de la orientación, tal como el desarreglo de los mecanismos biofísicos de defensa natural. Monstruosos flujos de 50.000 watts se suman a los 100 y 120 decibeles, maltratan gravemente el nervio óptico y el tímpano, como también afectan el conjunto del organismo.



Marilyn Manson, Pretty As A Swastika (Subtitulos Español).

Un verdadero monstruo, Brian Warner (verdadero nombre de este enfermo) es un estafador, pues su música es pésima. Pero además es satánico, degenerado y blasfemo, inyectando odio en miles de pobres descerebrados que lo siguen, mientras él se llena de dinero. 


Las estadísticas demuestran que muchos adolescentes consagran diariamente 3 a 5 horas a la escucha de música rock. El mundo entero está afectado por este fenómeno salido de los países anglosajones, hace unos 30 años. El amor libre de la joven generación, la droga, el estado de confusión moral y mental, vienen en gran parte de ahí. La vibración de las bajas frecuencias afecta el cerebro y la glándula hipófisis, fuente de varias hormonas, en especial la del crecimiento. Eso provoca a menudo un desequilibrio en el sistema hormonal, que es muy delicado, en especial referente a las hormonas sexuales y suprarrenales.

EFECTOS DESASTROSOS

El Rock n’Roll (el Rock es un término que ha sido forjado para recordar el acto sexual co-creador de la persona humana, imagen de Dios. En el rock la inspiración satánica se emplea en saquear esta Imagen hasta la perversión) es una espantosa perversión afectando a la juventud; y es a escala mundial que esta perversión se manifiesta. Por eso hay que preguntarse si no se trata de un montaje devastador “del asesino del hombre desde el comienzo" (Jn 8, 44). Satanás encuentra siempre instrumentos dóciles para seguir más o menos deliberadamente su acción en la tierra. En el Rock n’Roll, esta acción es visible por sus desastrosos efectos fisiológicos que echa a perder al hombre, “imagen de Dios”, intolerable a los ojos del Príncipe de las Tinieblas, Por su ritmo fuertemente sincopado y su superpotencia sonora, el “beat” produce, además de los efectos ya señalados, una aceleración de las pulsaciones cardíacas, un aumento de la tasa de adrenalina, lo que provoca un tipo de euforia general momentáneo, a dominante sexual, la que produce en ciertas personas, hasta orgasmos repetidos. En cuanto a sus consecuencias espirituales, son mortíferas por la inclusión, en ciertos discos rock, de técnicas propiamente demoníacas.

AL RITMO DE SATAN




Texto tomado del periódico francés "Le Figaro-magazine", publicado en el diario El Sur del 8 de Febrero de 1987.


¿Es por convicción o por publicidad que los conjuntos rock utilizan símbolos e invocaciones demoníacas?

Nadie puede afirmar que después de una audición de concierto rock se sienta tranquilo, pacífico y consolidado en su ser más profundo...

¿Han puesto ustedes atención a las palabras de ciertas canciones rock? Deberían hacerlo. Son alucinantes. A su lado, las viejas misas negras son tonterías. De ahí, la atmósfera bastante espantable de muchos festivales musicales a través del mundo. Los asistentes, aúllan trepados en sus asientos, refranes que repiten una y otra vez. No se asiste a un festival de rock; se participa. Es preciso aullar las palabras de las canciones, tocar una guitarra imaginaria, imitar los balanceos del cantante, llevar el ritmo con los pies. Se olvida lo que se es y se cree encontrar lo que se querrá ser. Es el infierno. Satán está ahí. Es la alianza de la mediocridad con la tontería. Por supuesto que no toda la música rock es satánica, pero algunos grupos juegan voluntariamente esa carta. ¿Por convicción, o porque les atraen los dólares? No está claro que todos los músicos del rock satánico hayan pactado con el diablo, pero muchos se precian de haberlo hecho: ¿Argumentos publicitarios? Aquí están algunos de los últimos éxitos. “En guerra con Satán” del Grupo “Venom”, "La fuerza” por el grupo "Onslaugt”. En las cubiertas de los discos se dibujan por un lado el pentagrama, con la estrella de cinco puntas encerradas en un doble círculo, con letras vagamente hebreas; por el otro, una cruz invertida con una cabeza de chivo con frente estrellada, figura tradicional de Satán; y aún más se precisa: “Bienvenida al infierno”. Son símbolos frecuentemente utilizados en magia negra.





TAMBIEN A NIVEL DEL RITMO

En letras de las canciones el satanismo se hace aún más evidente. Tanto las ideas, como las palabras y las imágenes, son clásicas. Estamos lejos de los mensajes subliminales, denunciados hace años y los grupos acusados en este tiempo -los Beatles, los Rolling Stones, Led Zeppelin, etc...- hoy día pueden ser considerados como gentiles antecesores. Uno de los grupos más destacados en la actualidad es el conjunto inglés ACDC cuya interpretación se afirma que es “Antichrist-Death to Christ” (Anticristo-Muerte a Cristo).




Por supuesto que el grupo ACDC no ha contestado esta interpretación que le sirve de publicidad. El grupo “Black Sabbath” (Sábado negro) anuncia él mismo su color y recordemos que Vincent Fournier no llegó a hacerse famoso hasta que no tomó el nombre de la bruja Alice Cooper. Pero como de costumbre, Satán no está solamente ahí donde aparece de manera espectacular. No hay que olvidar que es un adversario muy sutil. En la música del “hard rock” se puede considerar que hay una influencia nefasta a nivel del ritmo: esta música que desecha toda forma de melodía, no ofrece otra cosa que el “beat” (ritmo), que martilla el pecho, golpea el corazón, exaspera el sistema nervioso, acelera el pulso y la respiración y sin duda -según los informes médicos- mortifica la secreción de las glándulas endócrinas, desequilibrando la producción hormonal y, por tanto, el funcionamiento del cerebro. El control de sí mismo, la conciencia, la voluntad, se ven sometidas a una disolución en todas sus formas.

CONCLUSION:

Los jóvenes están en búsqueda de un ideal, de una verdad infinita.

En su vida, hay un espacio sagrado, que tiene que ser llenado por Dios para que el joven esté feliz. Si no le presentamos el Dios Amor, el diablo se la ingeniará para hacer penetrar sus contravalores, a través, del sexo, de la droga y del rock.

Padres y apoderados, a ustedes les toca la hermosa tarea de mostrar el camino, tal vez difícil, de la verdadera felicidad.
  


LA MUERTE DE UN GRAN COMPOSITOR DE MÚSICA PARA EL CINE


 James Horner (1953-2015)

Un mes atrás se produjo el accidente fatal que costó la vida a James Horner, uno de los más notables y prolíficos compositores de bandas musicales del cine contemporáneo. Horner era hijo del arquitecto, productor y director Harry Horner, quien de su Bohemia natal recaló en Hollywood trabajando a lo largo de décadas en el cine clásico (puede verse una muy buena película suya aquí).
  Las crónicas presentan a James Horner simplemente como “el compositor de Titanic y Avatar”, los dos más grandes éxitos de los últimos años, sin duda dos basuras cinematográficas pero que con el aporte sustancial de su música se han elevado en la consideración popular. Lo que casi ninguna reseña periodística menciona -¿casualidad?- es su aporte más valioso, dentro de sus muchísimas bandas sonoras, y es su trabajo magnífico para dos de las películas más a contracorriente de los últimos diez años, una de ellas para nosotros obra maestra absoluta, y la otra muy meritoria en cuanto al tema abordado. Nos referimos a “Apocalypto” (Mel Gibson, 2006) y “Cristiada” (Dean Wright, 2012). 



Los diarios mencionan varias de sus composiciones. Notoriamente casi todos omiten los nombres de 
dos de sus mejores aportes al cine.


La primera de ellas, de la cual puede leerse un análisis riguroso aquí, tiene el aporte de una música que está a la altura del desafío, tanto es así que a partir de varios motivos de la misma Horner elaboró después la banda sonora de “Avatar”. En cuanto a la segunda, reseñada muy bien acá, puede decirse que la música la eleva en momentos en que parece que la película pierde fuerza por la falta de talento de su director.
Ojalá que su aporte artístico, que ha contribuido notablemente en estas dos obras católicas, haya servido en su camino personal, a pesar de su colaboración con diversos proyectos en sentido contrario, y que Dios tenga misericordia de su alma.






Gioachino Rossini Sonata a quattro No 1 in G major


Claudio Monteverdi: Zefiro torna e di soavi accenti


Mussorgsky: Pictures at an Exhibition ~ Orchestrated by Ravel


Astor Piazzolla -Concierto para bandoneón


viernes, 22 de mayo de 2015

BACH SIN DIOS NO ES NADA





Hace un tiempo leí un interesante artículo de Belen Altuna publicado en El País (edición País Vasco) llamado, El músico de Dios. Me llamó poderosamente la atención el testimonio que ofrece la escritora de Cioran sobre la música de Bach: “He dicho que Dios le debe todo a Bach. Sin Bach, Dios sería un personaje de tercera clase. La música de Bach es la única razón para pensar que el Universo no es un desastre total. Con Bach todo es profundo, real, nada es fingido. El compositor nos inspira sentimientos que no nos puede dar la literatura, porque Bach no tiene nada que ver con el lenguaje. Sin Bach yo sería un perfecto nihilista”.

Entiendo perfectamente -quién lo iba a decir- las palabras del genial y turbulento rumano. Si sabré yo de sobra lo que Dios le debe y se obliga con Bach. Siempre digo al que quiere oír o escuchar que llegué a Dios por el arte, al igual que otros, llegan a Él por María, y otros, distintos pero hermanos, por la conversión. Al final, todos los caminos conducen al Señor, todo es conversión a la Verdad, que es Cristo, de una u otra manera. Sólo hace falta querer buscarlo. Pero me gustaría decir, ya que llevo toda la mañana con la idea en la cabeza y no  deja centrarme en otras cosas, que si Dios le debe algo a Bach -como señalaba caústica y turbulentamente el señor Cioran-, el genial músico alemán, le debe a Dios, al Dios cristiano y católico hecho hombre, al Dios de la misericordia y la Justicia (que no se olvide en estos miserables y traidores tiempos de "misericodeo" la Justicia Divina), todo. Le debe Todo. Todo es todo. A pesar de lo que magistralmente tallara José Hierro en un milagroso poema: “Después de todo, todo ha sido nada, a pesar de que un día lo fue todo. …”

Es imposible crear y tener una cosmovisión del arte y la música de Bach sin un profundo sentimiento cristiano que sostenga la mirada pura y sin una visión sobrenatural de la vida y la muerte como la que poseía –y de qué manera lo poseía…- Bach. Aquí no hay debate, ni porfía, la gallina es Dios, y el huevo, Bach. El Creador es Dios, y Bach su criatura, una más de las exquisitamente elegidas para enseñarnos en última instancia, su Rostro, su Belleza. Esto, el primero que lo sabía y lo tenía claro y lo difumina sabiamente por toda su obra es el mismo artista.

J.S Bach sin Dios no es nada. Bach sin Dios no es real. Bach sin Dios, sin el Dios cristiano hecho hombre, en palabras del propio Cioran, sería un triste y dolorido personaje de tercera clase. Lo que eleva y enaltece como un suspiro divino la inmortal y gloriosa música de Bach es la profunda fe y la insondable teología cristiana hecha Misterio que chorrea en cada una de las notas que compuso el artista.

Nada más leer el texto de Cioran se me vino como un rayo a la mente este doloroso y lúcido fragmento del libro de La pequeña crónica de Ana Magdalena Bach:

“Una vez entré inesperadamente en su cuarto cuando estaba componiendo el solo de contralto ¡Oh Gólgota!, de la pasión según San Mateo ¡Cómo me conmoví al ver su rostro, en general tranquilo, fresco y colorado, de una palidez cenicienta y cubierto de lágrimas! No me vio; volví a salir silenciosamente, me senté en la escalera, ante la puerta de su cuarto, y lloré también. Los que oyen esa música, ¡qué poco saben lo que costó! Sentía deseos de entrar y echarle las manos al cuello, pero no me atreví. Había visto algo en su mirada que me produjo un sentimiento de veneración. Nunca llegó a enterarse de que yo le había visto en el dolor de la creación, pues eran momentos en los que sólo debía verle Dios".

Cioran no sabía de lo que hablaba. Da igual. Creo que Bach hubiese tomado las palabras de Cioran como una ofensa a su fe. Incluso con Bach, este hombre siempre fue "un perfecto nihilista", por no decir otra cosa. Solo a un gilipollas pretencioso, presumido y moña se le puede ocurrir afirmar que Bach no le debe nada a Dios. Bach..., que es uno de sus elegidos para mostrarnos una milésima parte de Su Gloria.




VICTORIA Y LA MÚSICA




"Hombres perversos y depravados usan de la música como de un excitante para entregarse a los goces terrenales, en vez de levantarse beatíficamente por medio de ella hasta Dios y hasta la contemplación de las cosas divinas. Por mi parte, trabajo, gracias a Dios, únicamente para conseguir que la modulación de las voces esté exclusivamente dedicado al fin para el cual fue en un principio inventada; es decir: Deo optimo clarissimo laudibusque suis [A Dios óptimo y glorioso, y para su alabanza]".


Tomás Luis de Victoria

EL ROCK CONTRA CRISTO, SIEMPRE


Profanación de la Basílica de Luján.





Informe completo ACÁ

Johannes Brahms - Piano Concerto no. 1 in D minor, op.15 – Claudio Arrau, piano.


γυναίκες τραγούδι


viernes, 24 de abril de 2015

DE LOS BEATLES A "THE ECONOMIST"





CUIDADO CON LA INDIFERENCIA



Un nuevo mal golpea a la juventud de manera cada vez más aguda.
¿La pérdida de la fe? ¿El embrutecimiento intelectual? No, el mal se volvió más profundo.
Las generaciones anteriores al '70 nos cuentan a menudo sus francas "agarradas" con tal ateo, tal discusión animada sobre la existencia de Dios... Los jóvenes se sentían felices encontrando personajes semejantes a aquel hostelero que fue hallado por San­to Domingo, y que después de una noche de discusión con el San­to fue disuadido de su herejía.
Estas hermosas ocasiones se han hecho más difíciles de susci­tar; la capa de la indiferencia atacó los espíritus jóvenes.
"Ya no existe más el odio blasfemo de los revolucionarios contra la religión..." nos replicarán algunos. Pero aquel odio cuenta to­davía con sus incondicionales.
¡Además, no nos engañemos! La indiferencia lo es todo, menos inofensiva. Tal como la explica Ernest Hello, la indiferencia es un odio especial, "un odio frío y duradero, que masca a los demás y a veces a sí mismo simulando tolerancia".
Y Hello nos muestra que "la indiferencia nunca es real. Es el odio doblado de mentira". ¿Cómo explicar de otra manera la rabia con la cual se ataca cualquier declaración de la verdad objetiva?
La indiferencia moderna no solamente se despreocupa de las cuestiones esenciales, sino que aborrece todo pensamiento que demuestre que la realidad se impone a todos para su felicidad.
Cuántas veces se escucha: "Cada uno tiene su verdad", lo cual no significa otra cosa que "Cada uno tiene su propia desgracia".
Esta indiferencia podría disminuir nuestra caridad para con el prójimo. Observando esta carrera del mundo hacia el infierno, podríamos tener la tentación de pensar: "¿Para qué esforzamos tanto en dirigir a todas estas almas hacia Dios, mientras se burlan, ya que tenemos a nuestra disposición todos los medios para santi­ficamos nosotros?"
Esta realidad, lejos de desanimarnos, nos incita a tener más ar­dor, pues diariamente brilla el milagro de la gracia, que taladra la pared de la indiferencia y nos protege contra la tentación del abandono, que podría asfixiar nuestra caridad para con el próji­mo.


Christopher Callier