sábado, 19 de octubre de 2013

Aleister Crowley: Magia y Rock 'n' Roll (2)




Escribe Esteban Elías

PCI 

En esta segunda entrega de nuestro dossier sobre Magia, Esoterismo y Satanismo presentamos una semblanza de Aleister Crowley, el gran popularizador de la Magia en el siglo XX, teórico de la revolución cultural de los años '…60 y de su herencia más dañina, la contracultura del Rock. Hoy ya se promueve en el nivel masivo el culto satánico, y la Magia aparece como un divertimento inocente que los padres entregan a sus hijos, poniendo como modelo al siniestro Harry Potter. Las raíces de este movimiento actual se analizan en esta segunda de tres entregas semanales.


"Do what Thou wilt..."
("Haz lo que quieras", del "Libro de la Ley", de Aleister Crowley parodiando a los Mandamientos)

Resulta imposible en una exposición analizar pormenorizadamente la etiología del fenómeno. Ni siquiera es posible seguir con precisión los rastros que nos llevan de un Picco de la Mirándola a un Eliphas Levi y de allí a la contracultura actual. La difusión de sus consignas desde sociedades iniciáticas, la multiplicidad de personajes, doctrinas, etc., lo tornarían también dificultoso aunque el espacio fuese mayor. Pero de todos los personajes que marcan esta época, hay uno en el cual vale la pena detenerse un poco. Su nombre, Aleister Crowley. Nacido en 1875 y fallecido en 1947, se convierte en uno de los hilos conductores más firmes entre las antiguas prácticas de la magia y las manifestaciones contemporáneas más significativas de dicho fenómeno, no existiendo prácticamente libro que trate la historia de la magia occidental que no le dedique un capitulo. La mayor parte de los datos que se poseen de su vida están recopilados en una biografía suya de Symonds. Hijo de una familia puritana típica de la Inglaterra victoriana reacciona desde joven contra las prácticas religiosas impuestas por su familia. La muerte de su padre le permitió **cursar estudios en Cambridge. A la muerte de su madre, la herencia de una fortuna de 40.000 libras esterlinas tuna de 40.000 libras esterlinas le permite realizar su sueño de recorrer el mundo en la búsqueda de los conocimientos iniciáticos que se ocultan en el submundo de la época. En 1897 pasea por París, Alemania, Rusia y Polonia. En 1898 un astrólogo llamado Baker, en Suiza, lo descubre y con él vuelve a Inglaterra donde conocerá a George Cecil Jones, por la época dignatario de la logia "Golden Dawn" (Aurora Dorada) dedicada el estudio de la cábala operativa y la magia ritual. Aleister toma el nombre de "Hermano Perdurabo" y conocerá al poeta irlandés William Butler Yeats y al Gran Maestre Sammuel Lidells Mathers, jefe espiritual de la logia. Otro personaje que conoce en la época es un tal Allan Bennet, que será su mejor amigo de la época. A él Crowley le encarga la compra de una vasta colección de obras de esoterismo, cábala, astrología, espiritismo, alquimia. Bannet -que introdujo a Crowley en el consumo del opio- partirá para Ceylán y Birmania en la búsqueda de la verdadera fuente del esoterismo. Crowley lo visitó en sus viajes por esos lugares.
Años más tarde, Bennet, volvería a Inglaterra como fundador d una misión budista dedicada a la difusión del yoga tántrico. A partir de 1900, Crowley rompe con la logia Golden Dawn. Ya antes había adquirido una tenebrosa mansión en Escocia llamada Boleskin House. Según Frere "apenas establecido en su propiedad, se dedicó a instalar un oratorio y a consagrar diferentes objetos de culto Los campesinos y el personal de servicio del lugar no tardaron en espantarse: ocurrieron escenas de demencia entre el personal de la casa, apariciones y ruidos siniestros colmaron todas las noches, se le sorprendió muchas veces acompañado de un grupo amenazador, mientras celebraba extrañas ceremonias en las noches de luna llena. Hombres y mujeres bailaban alrededor de una gran hoguera". (10)
En 1900 viaja a México donde un hechicero azteca -Don José Medinale- comunicará la enseñanza del esoterismo local, la iluminación conseguida por el consumo de alcaloides alucinógenos extraídos del peyote. En San Francisco se dedica por un tiempo a la magia sexual, práctica que no abandonará por el resto de su vida. Con elementos tomados de diversas tradiciones esotéricas, Crowley elaborará una nueva síntesis de la cábala, del yoga tántrico, etc. El sexo aparece como el instrumento privilegiado para una "catarsis" análoga de la de ciertas sectas gnósticas y maniqueas que indudablemente no ignoraba. Estas técnicas las completará en un nuevo viaje a Ceylán y Birmania donde reencontrará a Bennet y con quien profundizará el yoga tántrico o yoga sexual. Esta influencia será tan profunda que se ha definido a su magia como un "tantrismo occidental".
Parece conveniente precisar un poco el contenido de esta práctica. "El principio fundamental del tantrismo de la Mano Izquierda tan común en la corriente budista como hinduísta de los tantra, es la transformación del veneno en néctar: del sexo que domina en potencia sexual liberadora. Es el uso para fines mágicos de las fuerzas físicas y psíquicas que rigen la actividad sexual normal... Es un hecho cómo en el tantrismo, el sexo se había convertido (para Crowley) en un medio para alcanzar a Dios. Veía en él la vía de la consagración... en su magia, el acto sexual era un acto místico. Llegó a escribir «la muerte más favorable es la que sobreviene durante el orgasmo »". (11) A fines de 1902, pasa un tiempo en París, luego de nuevo a Escocia, allí enamora a su propia hermana Rosa, a quien rapta y hace su esposa, con ella viaja nuevamente a Ceylán, donde la inicia en la magia sexual y luego se traslada a Egipto. Allí, cuentan, tiene su momento de mayor plenitud, cuando se le aparece un ser extraño llamado Alwwas y le dicta su obra fundamental "El libro de la ley", también le ordena la fundación de una nueva logia llamada Astrum Argentum. Cuál era el contenido de esa nueva "revelación". El final de un eón, de un ciclo cósmico, el de Osiris, que según Crowley era la Era Cristiana del "dios que muere"… a partir de 1904, comenzaba la Era de Horus, el dios de la Violencia, del Éxtasis, del Fuego y del Rayo. Este nuevo eón ten{ia que ser dirigido por aquel a quien el Apocalipsis de San Juan llamaba "la Gran Bestia". Crowley no duda en afirmar que él es a quien se refiere la profecía. A partir de ese momento se autodenomina Megatherion 666. A su mujer la denomina "la mujer escarlata" encarnación de la Babilonia descripta por Juan en Cap. XVII del Apoc. La pobre mujer termina destruida por las prácticas de magia sexual a que Crowley la obligaba, muriendo en un asilo, víctima del alcohol, luego de ser abandonada por Crowley en 1911. Vuelve a Inglaterra, funda el A.A., viaja por el mundo, especialmente por Norteamérica y Canadá. Vuelve a Inglaterra, nuevamente a Francia, donde será expulsado en 1920 por los escándalos de su comunidad en Fontainebleu, donde convivía con más de una docena de mujeres simultáneamente. Se instala en Cefaló, Sicilia. Allí funda su nueva residencia que llamará Theleme, en abierta referencia a la obra de Rabelais. Las prácticas consistían en una extraña mezcla de yoga tántrico, consumo de alucinógenos de varios tipos y la práctica de todo tipo de perversiones sexuales. Las denuncias sobre la realización de crímenes y sacrificios humanos se hicieron cada vez más reiteradas, hasta que finalmente las autoridades italianas terminan por expulsarlo en 1922. Nuevamente recorre el mundo para terminar en Inglaterra en 1939, de donde aparentemente no se moverá. Sus últimos años se dedica a la redacción de sus obras de magia y a la publicación de los antiguos manuscritos. También fundará una editorial de temas de ocultismo en Inglaterra. En 1947, muere víctima de sus excesos a los 72 años.


¿Por qué nos hemos detenido tanto en historiar la biografía de tan siniestro personaje? Porque casi todas las investigaciones sobre este tipo prácticas mágicas en la actualidad nos remiten de alguna manera a lo que Crowley dejó, sobre todo un manual para los que quisieran desentrañar el secreto de su obra. Lo tituló Magick, con K final modificando la ortografía inglesa normal. Allí podemos encontrar toda una serie de definiciones que explican el sentido de situaciones curiosas que los medios masivos o cierta prensa nos ofrece en dosis cada vez mayor. Al comienzo de la obra ya encontramos una afirmación coincidente con lo que hasta aquí venimos diciendo sobre magia y ciencia moderna. Crowley se ocupa de ello en las primeras páginas de su obra: "La Magia es el más alto, más Absoluto y más Divino Conocimiento de la Filosofía Natural, el desarrollo de estos trabajos permite la concreción de maravillosas operaciones a través de un correcto entendimiento de las virtudes interiores y ocultas de las cosas... De donde los magos son diligentes y profundos conocedores de la naturaleza, y por causa de su habilidad, saben cómo anticipar un efecto, lo cual para el vulgo sería un milagro... por lo tanto su concepción fundamental es idéntica a la ciencia moderna… el sostén de todo el sistema es la fe implícita, pero firme y real en cuanto al orden y uniformidad de la naturaleza... Por lo tanto la analogía entre las concepciones científicas y mágicas del mundo tiene la misma raíz. En ambas la sucesión de los hechos es perfectamente regular y cierta, siendo regulada por leyes inmutables, la operación por la cual puede ser prevista y precisamente calculada... La profesión pública de la magia ha sido uno de los caminos por el cual el hombre ha adquirido el supremo poder, ha contribuido a emancipar al género humano de la esclavitud de la tradición y elevarlo a una vida más libre y engrandecida, con una mayor amplitud de criterios sobre este mundo (aquí Crowley cita a I C. Frazer, uno de los jefes de la Golden Dawn) (10). El mismo define a la magia como "la ciencia y el arte de causar cambios para que ocurran en conformidad con la voluntad" (11) y sostiene que el postulado de ella es que "cualquier cambio requerido puede ser efectuado por la aplicación de fuerza en grado y clase apropiada en la manera debida y a través de un medio adecuado al objeto propiamente dicho". Si analizamos ambos conceptos podemos inferir de ellos ciertas características que la lectura de la obra confirma:

- Primero, la concepción de la realidad como problema y no como misterio.

- Segundo, que el saber es poder, o dicho de otra manera, el saber que interesa es el saber práctico, poiético… la teoría se subordina a la praxis.

En el canon de su Misa Gnóstica evocará especialmente a Sir Francis Roger Bacon, de quien tomará la frase "el saber es Poder".
Por último "la clave es el antropocentrismo"... los Dioses son los enemigos del Hombre… es a la Naturaleza que el Hombre debe vencer antes de entrar en su reino, El verdadero Dios es el Hombre. De estos Dioses... todos los poderes de la naturaleza son esclavos rebeldes. Esto es lo que el Hombre debe pelear y vencer con el poder y en nombre de la Bestia que los benefició, el Teitán, el Mago, el Hombre, cuyo número es 666" (pág. 153). El antropocentrismo más radical, signo característico de la modernidad se encuentra aquí de modo eminente y claro.

Manifestaciones Actuales

Variados ejemplos de estas manifestaciones suceden en nuestros tiempos. No podemos aquí analizarlos en profundidad, ni siquiera sería posible la enumeración de todos ellos. Por lo cual nos vamos a limitar a analizar con cierto detalle una de las más actuales y de mayor alcance y sobre todo, de mayor influencia en la juventud.

La Cultura del Rock

Nacido como fruto maduro de la civilización tecnológica de los países más avanzados, muestra hoy en día esa manifestación de esoterismo mágico que nos preocupa. No sólo es un género de música, es una forma de cultura -de contracultura más precisamente-. Cuando uno asiste a los recitales o habla con el 1% de los fanáticos se da cuenta rápidamente de que no se está ante un simple gusto artístico, es mucho más que eso. En una exhibición artística hay una clara distancia entre el público y el concertista. La contemplación de la obra de arte requiere de cierta distancia entre ella y el público.
No hay nada de ello en un recital de rock. El público busca identificarse con los que están en el escenario, sentir lo mismo, pensar lo mismo, hacer lo mismo. Las categorías de la liturgia nos resultan más aptas para comprenderlo que cualesquiera otras. La adhesión que los distintos grupos concitan entre sus "fans", es claramente religiosa entre los más íntimos. Ellos usan en sus ropas los nombres de sus ídolos, copian su forma de vestir, de hablar, de pensar y comportarse.
Si hacemos un análisis mayor del fenómeno y lo comparamos con un esquema elemental de antropología cristiana, rápidamente advertimos que estamos ante una concepción diametralmente opuesta.
Para la concepción cristiana del hombre, éste es naturaleza sobrenaturalizada por la Gracia. En la naturaleza -unión de cuerpo y alma- radican diversas potencias: inteligencia y voluntad… irascible y concupiscible… sentidos internos y externos. Cada uno tiene su objeto propio al cual tiende a través de actos. La ética cristiana se ocupa de que esa tensión se haga habitual. Por eso en cada potencia se buscan inscribir determinados hábitos que faciliten las operaciones, las virtudes.
Con la gracia el cristiano también recibe ciertos hábitos infusos que o le sobrellevan sus potencias naturales (virtudes teologales y morales infusas) o le permiten un modo divino de operar dones del Espíritu Santo.
El rock se presenta en primera instancia como una apología de la pura afectividad y sensibilidad. Su mensaje se dirige principalmente al concupiscible. La idea central es la del Amor, pero reducida en un principio al "amor" posible entre una chica y un muchacho. La segunda oleada -representada por los Rolling Stones, The Who, etc.- va a acentuar el carácter materialista reduciendo el Amor a la idea de placer. La apología de todas las formas de perversión sexual, presentadas como formas de liberación de tabúes, se pueden encontrar en los textos de las canciones de estos y otros grupos de fama. La misma vida de los artistas, donde ni la homosexualidad ni ninguna otra perversión queda excluida, corroboran el mensaje. Como esto evidentemente choca contra ciertos criterios, se proveerá correlativamente una idea naturalista del hombre a lo Rousseau. La identificación de libertad con espontaneidad y de ésta con el núcleo de la dignidad humana. De allí el odio a todo orden que no emane del propio yo, considerado como opresivo y alienante. La consigna de la Revolución del '68 "Prohibido prohibir" fue anticipada y proyectada a los cuatro vientos por distintos grupos. Esa lucha tenía enemigos concretos. La familia, en especial la autoridad paterna, será el primero. Se la presenta como "represiva, castradora, alienante", etc.
Al escuchar las letras de las canciones (desde los Beatles en particular) vemos como la sociedad política en sus manifestaciones de autoridad -policía, maestros, autoridades políticas y militares- serán los próximos en recibir la descarga que ya recibiera la autoridad paterna. Es difícil que un recital no termine con insultos y agresiones a quienes representan "la autoridad".
Por último, el atacado es Dios, fuente de toda autoridad. La letra de "Imagine" de Lennon es tal vez el mejor resumen de esa filosofía. ("Imagínate que no exista el cielo / es fácil si tú quieres / que no haya infierno debajo nuestro / sobre nosotros solo el firmamento / Imagínate que no haya países nada porque morir ni por que matar / y que tampoco haya religión. / Imagínate a todo el mundo / viviendo la vida en Paz / Tú dirás que soy un soñador. / Pero no soy el único. Espero el día que te nos unas y el mundo sea uno"). Primero destrucción de la idea de premio-castigo eterno, con lo cual sólo queda la posibilidad de una religión inmanente. Eliminación de la sanción de la ley moral que se reduce a un consejo, que si se desobedece no acarrea consecuencias eternas. Negación de la religión.

Destrucción también del arraigo temporal que son las patrias, y en lógica consecuencia desaparición de la virtud del patriotismo y la justicia legal. En algunos casos también la apología de la violencia, como en el de los grupos "heavy metal") ya anticipada por los Stones. En otros, del pacifismo absoluto. Conclusión: unánime destrucción de la virtud de la fortaleza a la que repugna tanto la cobardía como la violencia. Rechazo de la Templanza, de la Fortaleza, de la Justicia. Tampoco las virtudes intelectuales se salvarán. El desorden moral, por grave que sea, siempre tiene el límite que la inteligencia presenta, al marcar un orden de las cosas del cual el "yo" no es autor, aunque más no sea en el orden material.