viernes, 24 de julio de 2015

ORIGEN Y ESTRAGOS DEL ROCK AND ROLL




por el Profesor René Lejeune


A los doce años, los adolescentes desaparecen de nuestras Iglesias. Queda sólo la más pequeña minoría de los que se beneficiaron de un sólido apoyo espiritual familiar.

Este fenómeno, casi universal, encuentra su explicación en la paganización generalizada de la atmósfera que aquellos jóvenes respiran. En la casa quedan pocas huellas de lo divino, fuera de las grandes ocasiones de la vida; en los tiempos libres, es el ruido, la agitación, el desarreglo de los sentidos.

UNA FUENTE ENVENENADA

Hay precisamente en los jóvenes, un tiempo de ocio que arrastra literalmente este desarreglo. Un tiempo libre que ocupan durante horas. Se trata de esta música sincopada hipersonora, que llaman el ROCK N’ROLL.

Es una de las fuentes del malestar de los jóvenes, de su incapacidad de elevarse hacia las esferas donde Dios habla al alma.

El Rock n’Roll ocasiona lo que llamaría una “oclusión de lo espiritual”. Es indispensable que los padres sean informados de los daños que la escucha cotidiana y prolongada de este ritmo sincopado puede ocasionar física y mentalmente a sus hijos.

PERTURBACION FISICA

Estudios medicales numerosos atestiguan que el hecho habitual de oír este bullicio sonoro, produce efectos nocivos sobre el sistema nervioso central y el sistema endócrino. Esto puede provocar enfermedades cardiovasculares, hipertensión, perturbación de la personalidad. En el plano síquico, la capacidad de concentración y el control de la voluntad están afectadas a grados diversos. Turbaciones de la memoria pueden manifestarse. El estado hinóptico en el cual el adolescente, gran consumidor del Rock, está hundido, lo transforma por momento en una especie de trompo. No hay que extrañarse que se manifiesten impulsos incontrolables, los cuales empujan al saqueo y al vandalismo. Los daños auditivos son numerosos y a menudo irreversibles.

ALTERACIONES DEL JUICIO

En los conciertos públicos de Rock n’Roll, el ensordecedor flujo de decibeles, más allá de la tolerancia, es doblado por los efectos ópticos con alternancia enceguecedora de potentes rayos, de luz y tinieblas. Eso puede ocasionar, alteraciones del juicio, del sentido de la orientación, tal como el desarreglo de los mecanismos biofísicos de defensa natural. Monstruosos flujos de 50.000 watts se suman a los 100 y 120 decibeles, maltratan gravemente el nervio óptico y el tímpano, como también afectan el conjunto del organismo.



Marilyn Manson, Pretty As A Swastika (Subtitulos Español).

Un verdadero monstruo, Brian Warner (verdadero nombre de este enfermo) es un estafador, pues su música es pésima. Pero además es satánico, degenerado y blasfemo, inyectando odio en miles de pobres descerebrados que lo siguen, mientras él se llena de dinero. 


Las estadísticas demuestran que muchos adolescentes consagran diariamente 3 a 5 horas a la escucha de música rock. El mundo entero está afectado por este fenómeno salido de los países anglosajones, hace unos 30 años. El amor libre de la joven generación, la droga, el estado de confusión moral y mental, vienen en gran parte de ahí. La vibración de las bajas frecuencias afecta el cerebro y la glándula hipófisis, fuente de varias hormonas, en especial la del crecimiento. Eso provoca a menudo un desequilibrio en el sistema hormonal, que es muy delicado, en especial referente a las hormonas sexuales y suprarrenales.

EFECTOS DESASTROSOS

El Rock n’Roll (el Rock es un término que ha sido forjado para recordar el acto sexual co-creador de la persona humana, imagen de Dios. En el rock la inspiración satánica se emplea en saquear esta Imagen hasta la perversión) es una espantosa perversión afectando a la juventud; y es a escala mundial que esta perversión se manifiesta. Por eso hay que preguntarse si no se trata de un montaje devastador “del asesino del hombre desde el comienzo" (Jn 8, 44). Satanás encuentra siempre instrumentos dóciles para seguir más o menos deliberadamente su acción en la tierra. En el Rock n’Roll, esta acción es visible por sus desastrosos efectos fisiológicos que echa a perder al hombre, “imagen de Dios”, intolerable a los ojos del Príncipe de las Tinieblas, Por su ritmo fuertemente sincopado y su superpotencia sonora, el “beat” produce, además de los efectos ya señalados, una aceleración de las pulsaciones cardíacas, un aumento de la tasa de adrenalina, lo que provoca un tipo de euforia general momentáneo, a dominante sexual, la que produce en ciertas personas, hasta orgasmos repetidos. En cuanto a sus consecuencias espirituales, son mortíferas por la inclusión, en ciertos discos rock, de técnicas propiamente demoníacas.


PROCESO OCULTO Y AL REVES

Se trata de señales subliminales (Señales y mensajes subliminales se sitúan bajo el umbral de la percepción. Ellos apuntan al subconsciente del que escucha, cuando estas señales están manipuladas por las publicidades. Se trata de una verdadera violación de la conciencia) con frecuencias supersónicas, insertadas en sus discos por grupos rockeros que se entregan muy conscientemente al satanismo. Antiguos cantantes rockeros, como Pastor, convertidos o sencillamente asustados por el culto de Satanás, revelaron el funcionamiento de esta técnica y el contenido de los mensajes subliminales introducidos en sus discos. Se trata de mensajes verbales reproducidos en frecuencia modulada o en muy baja frecuencia -entre 20 y 11 ondas por segundo- o en alta frecuencia -17.000 a 20.000 ondas por segundo- o también en velocidad variable reproducible por aparatos especiales que poseen los estudios. Los mensajes subliminales son introducidos en el disco rock por el método del “Reverse marking process” (proceso oculto y al revés). El mensaje es impreso al revés; vuelve a ser audible haciendo girar el disco en sentido contrario. Pero en la escucha normal del disco, sólo el subconsciente capta el mensaje subliminal.

ALABAN EL CULTO DE SATANAS

Varias estrellas del Rock n’Roll se entregaron a Satanás, en una consagración personal, como fue el caso de Mike Jagger y Alice Cooper. Otros, como Elvis Presley, los Beatles, los Rolling Stone, eran más o menos conscientes del carácter luciferiano del Rock n’Roll, de los mensajes subliminales insertados en sus discos. Estos mensajes alaban el culto de Satanás, el Tentador y Seductor. Se disfraza de ángel de luz y trata de hacerse adorar sustituyéndose a Dios. En los discos de Rock n’Roll se encuentran mensajes tal como: “Sí a Satanás”, “Ven Satanás”, “Satanás es tu dios”, “Tu señal será 666”, “Anticristo, muerte a Cristo”, “Quiero vivir para Satanás”, etc...




Rolling Stones - 'Sympathy for the Devil' (Sub - Español).

Saben bien lo que dicen estos horribles músicos que le cantan al Diablo. La multitud imantada por su bochinche idolatra lo que los destruye. 


La técnica del mensaje subliminal ha sido integrada por primera vez en la producción del disco Rock n’Roll de los Beatles titulado: “Revolution Number 9”. Era concebido como la señal de la revolución sexual de los “Sixties” de los famosos años 1960, que vio el dominio de Satanás extenderse sobre la sociedad occidental, y a partir de ella, sobre el mundo entero. El 9 al revés es un seis, fonéticamente cerca de “sexo”.

Alice Cooper ha revelado el contenido de su pacto con Satanás. Escribía su música en estado de trance. Es así como el Rock n’Roll llegó a ser el centro energético de una nueva cultura de inspiración luciferiana.

¿COMO DEFENDERSE?

He aquí, a lo que están expuestos los jóvenes. Ahora bien, los cristianos responsables, y más particularmente el clero, no tuvieron la valentía de enfrentarse contra esta marea negra, por miedo a pasar por atrasados en las modas y las corrientes dominantes de este mundo.

¿Qué es lo que nos dice, sin embargo, el Apóstol Pablo?: “Tomen pues, las armas que Dios les da, afín de luchar contra la astucia del diablo. No es contra los hombres, sino contra las potencias ocultas, contra una organización espiritual satánica, contra los poderes, los cuales, en las tinieblas, buscan controlar y gobernar al mundo... Tomen siempre la fe como escudo, contra el cual vendrán a estrellarse todas las flechas incendiarias del Maligno" (Ef 6, 13-16).

El resultado de nuestra pasividad, es la progresión fulminante de este bullicio ritmado e hipersonoro.

Aquí y allá, se construyeron incluso enormes templos de Rock, donde la juventud sigue descomponiéndose interiormente y sigue agravándose la gangrena espiritual de la que sufre. Un sacerdote canadiense, el Padre Regimbal, se levantó valientemente contra este agente corruptor de los cuerpos y de las almas, que es el Rock n’Roll. Además de ser sacerdote, tenía conocimientos especializados que le permitían describir el carácter diabólico del Rock: Era en efecto criminólogo, especialista de la siquiatría del criminal. Había podido así descubrir, en la sola región de Montreal, 38 casos de suicidios en medio de jóvenes de 15 a 20 años, en menos de un año; tenían todos en común en uso del Rock n’Roll, consumido masivamente como una droga.

Para reaccionar contra un mal, primero hay que conocer su naturaleza y origen y quitar el velo sobre una de las fuentes envenenadas donde viene a desalterarse nuestra pobre juventud. Es el deber de los adultos lúcidos, de hacerlo. Con benevolencia y comprensión, como dice Cristo: "Conocerán la verdad y la verdad los hará libres”.