miércoles, 27 de noviembre de 2013

EL GRAN NEGOCIO DE PERDER A LOS CHICOS



A estas alturas parece muy claro que el rock and roll (aquí llamado “rock nacional”, lo cual es tan absurdo como hablar de “tango japonés” o “chacarera española”), se vende muy bien porque no deja de ser una especie de droga que hace que los jóvenes y los que creen que escuchando tal música lo siguen siendo, gozan de la vida con entera libertad, ya que, como vende en su consigna el diario “de derecha” La Nación, “La vida es para gozarla, la vida es para vivirla mejor”, slogan materialista que el capitalismo que los rockeros dicen repudiar les mete en sus cabecitas, en sus ojos y en sus oídos (para no ir más abajo). Lo cual ya está instalado por la revolución cultural que a través del lema masónico de Thelema “Haz lo que quieras” o, en otras palabras, “sigue a tu corazón”, empuja constantemente al desagüe a los jóvenes que escuchan desde sus primeros años la consigna tramposa de “La vida es para gozarla, la vida es para vivirla mejor”, que no conduce a otro lugar sino al terrible infierno urbano de Cromagnon, y a los rockeros a una muerte temprana o un largo y ruinoso padecimiento disimulado a base de prestaciones interminables de drogas y cuidados intensivos. Pero La Nación y Clarín y otros mercaderes de la mentira siguen haciendo su negocio, sin que pase nada. Al menos desde acá lo advertimos.