miércoles, 27 de noviembre de 2013

DANIEL GRINBANK Y MALVINAS: CÓMO SE MONTA UNA OPERACIÓN DERROTISTA DE RETAGUARDIA.


Grinbank piensa en inglés.


El empresario judío Daniel Grinbank explicó cómo se realizó un festival de música supuestamente para apoyar la campaña de la guerra contra los piratas ingleses pero fue boicoteada por él mismo y los músicos de rock a los que invitó.


"Mi hermano es quien sangra conmigo en el campo de batalla".
William Shakespeare.

Daniel Grinbank es empresario del rock y durante la guerra de Malvinas fue el organizador del "Festival de Solidaridad Latinoamericana". Años después, contó cómo utilizó ese espectáculo para difundir un mensaje derrotista entre los jóvenes:

“…Voy a contar la verdadera historia de ese festival… con lo que siento hoy que significó Malvinas… Ese festival parece haber sido un punto altísimo de utilización de la juventud y el rock por parte de los militares… es cierto, yo organicé aquel festival… estaba claro que la toma de las islas era un intento de los militares de perpetuarse en el poder. Siempre aborrecí la invasión. Unos días después, la guerra se había convertido en una suerte de nuevo mundial de fútbol y eso me volvía loco, el ‘estamos ganando’ me enfermaba. Enseguida llegó la prohibición de música en inglés en las radios, una verdadera aberración cultural, completando ese gran circo al servicio de los intereses de los militares de seguir en el poder. Cuando me llamó el Comando en Jefe del Ejército para organizar el festival tuve mis grandes dudas… me proponían organizar el evento detrás del espíritu ‘el pueblo apoya esta guerra’ y a la vez me ofrecían un aparato de promoción infernal. Se iba a llamar Festival de Solidaridad Latinoamericana. […]

Ninguno de los artistas que participaron mencionó la palabra soberanía y esto es importante: todos hablaron de paz. […] En ningún momento se mencionó peyorativamente a los ingleses y en cambio se abundó en el tema de la paz. […] Lo que finalmente se transmitió ese día en directo fue antibelicista, antisoberanía. Quizás muchos de los que estaban allí apoyaban la reivindicación y no la metodología. Yo no apoyaba ni los métodos ni el objetivo”. (Daniel Grinbank, Página 12, 2/4/92).


QUE NADIE LO OLVIDE.