lunes, 2 de mayo de 2016

LOS PARAÍSOS NOCTURNOS DE LA DEMENCIA CAPITALISTA: LOS JÓVENES SE SUICIDAN Y DESCEREBRAN CON DROGAS EN LAS DISCOTECAS








Los cinco jóvenes que murieron por INTOXICACIÓN CON ÉXTASIS, hacinados y moviéndose como ZOMBIES en una discoteca de la Argentina, son apenas una MUESTRA paradigmática de los templos del CONSUMISMO Y LA ALIENACIÓN instalados por la demencia capitalista a escala global.

Estos locales de ASESINATO CEREBRAL masivo (que funcionan "legalmente" en todos los países) son antros infectos, sin oxígeno, y con sonido tecno que destruyen el sistema nervioso en forma irreversible.

Son paraísos del NEGOCIO NOCTURNO CAPITALISTA CON LAS DROGAS donde millones de jóvenes acuden para TERMINAR CON LA ÚLTIMA CUOTA DE CEREBRO HUMANO que les dejó la escuela y la universidad del sistema.

Después de la "FIESTA NOCTURNA DEL SUICIDIO", con la luz del día, en las inmediaciones de estas cuevas monstruosas (llamadas "centros de diversión juvenil") se puede ver a centenares de jóvenes con la MIRADA EXTRAVIADA, sin capacidad de razonamiento ni reflejos humanos, vagando como zombies, tirados en las veredas, vomitando en las veredas o prostituyéndose para CONSEGUIR MÁS DROGA DESCEREBRANTE.


Es un fenómeno estadístico y verificable a simple vista a NIVEL MUNDIAL.

Pero que ningún medio de comunicación, psicólogo, comunicador o científico oficial analiza como ENFERMEDAD SOCIAL del sistema capitalista en estado DECADENTE y terminal. Así como el sistema termina con la vida por medio de las GUERRAS de conquista, las HAMBRUNAS seriales, la destrucción del medio ambiente, o la concentración de riqueza que condena la POBREZA a la mitad de la población humana, nadie menciona ni analiza la DESTRUCCIÓN SISTEMÁTICA DEL CEREBRO HUMANO, con la alienación tecnológica, la ignorancia y las drogas. Que le sirve al sistema para DOMINAR Y CONTROLAR A LA MANADA ESCLAVA MUNDIAL SIN EL USO DE LAS ARMAS.

Y para manipular consenso masivo al CONSUMISMO DEMENCIAL que construye la RENTABILIDAD capitalista como parte de la concentración de riqueza en pocas manos.


Y en este escenario, el ASESINATO MASIVO DEL CEREBRO HUMANO (incluido el de los jóvenes con la droga y las discotecas) es una variable de ajuste de un sistema demente y criminal que se dirige a su PROPIA DESTRUCCIÓN ASEGURADA.