jueves, 27 de marzo de 2014

EL ROCK Y LA VIDA DESESPERADA DE JOHN LENNON



John Lennon el 30 de noviembre de 1980,
8 días antes de ser asesinado, con 40 años

Tenemos en John Lennon –elevado a la categoría de “mito” por el aparato publicitario de la revolución- un ejemplo más de las víctimas que genera este gran monstruo que usa y tira a los seres humanos, sin darles verdaderamente la felicidad que tanto buscan. En este caso, un hombre que alcanzó la cima del éxito mundial pero vive desesperadamente adicto a las drogas, al sexo, que busca el suicidio, manipulado por una mujer mala y peligrosa, perturbado en medio sus inmensas riquezas, negando a Dios explícitamente en sus temas (por ej. en “God”), y luego, muriendo joven por un asesinato. En este reciente artículo que reproducimos se muestra de qué manera este “ídolo” en realidad vivió esclavizado por sus pasiones y el sistema que lo explotaba, y de cómo al fin de sus días imploró por ayuda a Dios. Aquí podemos trazar un paralelismo con otro personaje, Jorge Luis Borges, blasfemo muy publicitado que vivió desesperado, intentó suicidarse dos veces y terminó mal sus días, manejado por una inescrupulosa mujer, coincidentemente también de origen japonés. 


Yoko Ono ocultó estos temas porque eran demasiado cristianos

Las dos últimas canciones de John Lennon muestran su creciente cercanía con Dios



Mucho se ha escrito sobre el talante anticlerical o anticristiano del líder de los Beatles, pero la realidad de los hechos es que 20 días antes de ser asesinado y coincidiendo con las dos últimas canciones que compuso, John Lennon mostraba una evidente y estrecha relación con Dios.

El cantante murió el 8 de diciembre y en "Help me to help myself" (“Ayúdame a ayudarme”) grabada el 10 de noviembre y "You saved my soul"(“Tu salvaste mi alma”) que data del 14 de noviembre, no sólo pedía ayuda “al Señor” sino que aseguraba que nunca se separó de Él.

Además, en ellas muestra que el amor verdadero es el que le salvó de dos intentos de suicidio.

Dejando lo frívolo

Años atrás el compositor había escrito que no creía en Jesucristo e incluso planteó que los Beatles eran tan importantes como él; aunque luego se retractó, no se sabe si por razones comerciales o por un verdadero convencimiento.

Sin embargo, su nueva espiritualidad ha quedado patente no solo por las explicitas referencias en estas canciones sino por la reacción de Yoko Ono ante esta nueva circunstancia.

Según informa el critico musical Julián Ruiz en un artículo publicado en el diario El Mundo y en la web Plásticos y Decibelios, su compañera ocultó durante 30 años esas últimas canciones porque eran la confesión de “que en esos días, Lennon se había ´cristianizado´, incluso quería asistir a la iglesia.

"John entra por un camino malo, equivocado", decía Yoko Ono, a la que llamaban ´Madre´.

Amor de Dios, no de hombres

"You saved my soul", aparentemente una canción de amor para Yoko se revela como una confesión de que el verdadero Amor fue quien salvó su alma y evitó dos intentos de suicido en el pasado. El cantante de Liverpool le da las gracias por ello.

La ocultación de "Madre" se entiende dada que la canción anterior no deja lugar a ambigüedades o interpretaciones sobre el momento espiritual que vivía el compositor.

“Help me to help myself” es una verdadera oración penitencial con un misterioso carácter premonitorio. En este tema pide perdón para él, le pide al "Señor" que le ayude y expresa lo duro que le suponía seguir vivo.

"El fundador de los Beatles no pasaba por su mejor momento porque comprobaba con desesperación que ninguna canción de su último álbum, “Double Fantasy” había traspasado el interés de los críticos y menos del público en general”, asegura Ruiz.

En otra canción que Yoko no quiso publicar ,“Dear John” el fundador del legendario grupo expresa la conciencia de que su carrera como compositor había terminado.

Unido a Dios, frente al diablo

De vuelta a “Help me to help myself” podemos escuchar como señala que el ángel de la destrucción le seguía persiguiendo por todas partes, en clara referencia al diablo.

La canción está llena de peticiones y diálogos con Dios, a quien para pedirle ayuda, se dirige como "Señor". Pero su adhesión a Él se hace indudable cuando, en medio del panorama desolador en el que dice encontrarse, afirma que, a pesar de todo, sabe en el fondo de su corazón que nunca se separó de Él.

"Well, I tried so hard to stay alive/
But the angel of destruction keeps on houndin´ me all around/
But I know in my heart/
That we never really parted, Oh no".

["Bien, intenté tan duro mantenerme vivo/
pero el ángel de destrucción sigue acechándome/
pero sé en mi corazón/
que en realidad nunca nos separamos, oh no"]

Yoko Ono incluyó finalmente esta canción hace una década en la reedición de un álbum.

En la segunda parte de la canción, el afamado líder de los Beatles afirma que, en lo más profundo de su corazón, nunca estuvo satisfecho.

Después pide ayuda a Dios puesto que dicen de Él que ayuda a los que quieren ayudarse. Lennon asegura que hace esa petición con la esperanza de que Dios será bueno.

"They say the Lord helps those who helps themselves,/
So I´m asking this question in the hope that you´ll be kind/ ´Cause I know deep inside/
I was never satisfied".

[Dicen que el Señor ayuda a los que se ayudan/
así que hago mi pregunta con esperanza de que seas amable/
porque sé que en lo profundo/
nunca estuve satisfecho]

Muy pocas voces que han construido la leyenda del autor de la considerada mejor canción de la historia hacen referencia a este verdadero testamento espiritual.

Son melodías y palabras que matizan seriamente la visión que el mundo tiene del creador de "Imagine".

Letra y video de "Help me to help myself" subtítulado en castellano

Well, I tried so hard to stay alive
But the angel of destruction keeps on houndin´ me all around
But I know in my heart
That we never really parted.. Oh no...

They say the lord helps those who helps themselves,
So I´m asking this question in the hope that you´ll be kind
´Cause I know deep inside
I was never satisfied, Oh no...

Lord, help me, Lord
Lord help now
Please, help me, Lord, yeah, yeah
Help me to help myself,
Help me to help myself.



Un artículo interesante sobre la vida de Lennon aquí.